Sponsored
Juvenfami
by on April 3, 2019
261 views

El bullying es una serie de conductas violentas que tienen como finalidad principal maltratar y abusar de otro.

Algunas características son: Conductas agresivas, se da entre pares, no hay provocación previa, desigualdad de condiciones, se da de manera repetitiva, rara vez se denuncia, tiene consecuencias serias, siempre provoca un daño emocional. Puede ser físico, verbal, gesticular o cibernético.

En casos de bullying existe un agresor, es el más fácil de definir, pues es quien ejerce la acción de abusar, molestar o agredir al otro. Una víctima que es la persona que se maltrata o que se intimida, es a quien se molesta. Y los testigos que son quienes observan y están presentes frente a los casos de abuso y agresión.

En la mayoría de los casos el agresor es una persona con baja autoestima que no sabe controlar sus emociones de manera positiva. La víctima es quien sufre daño emocional. Los testigos también experimentan emociones muy encontradas a la hora de participar como observadores.

Si nuestro hijo esté siendo víctima lo primero que debemos hacer es estar informados sobre el tema, detectar el problema al que nos enfrentamos y por supuesto proporcionar ayuda.
Si el problema es en el colegio, informemos a las autoridades escolares y preguntemos que programa tienen para enfrentar y controlar un caso así.

Proporcionemos al niño un entorno de atención, él debe percibir una posibilidad real de ayuda.
Debemos decirle y demostrarle al niño que entendemos por lo que está pasando y que su problema es muy importante para los adultos, tomar en serio el tema.

Fortalecer su autoestima es muy importante, para que él entienda que es muy valioso para nosotros y que nadie tiene derecho a molestarlo. Que no importa lo que le digan sus compañeros no debe dejar que eso influya en su vida.

Nunca debemos incitar a nuestros hijos a la violencia, decirles que si les pegan ellos peguen también es un error porque podemos estar poniendo a nuestros hijos en situaciones de riesgo a un mayores. No debemos decirles que si no se defienden nunca acabara su sufrimiento porque ellos se sentirán solos, y si no logran defenderse pensaran de ellos mismos que son cobardes y eso definitivamente influirá en su autoestima.

Debemos preparar a nuestros hijos para enfrentar este tipo de problemas, recordemos que la prevención es mucho mejor.

Para prevenir: afirmemos la identidad de nuestros hijos en casa desde pequeños, que ellos sepan cuanto les amamos y que Dios los ha creado con un propósito muy especial, constantemente debemos decirles que son buenos en lo que hacen y lo hermosos que son.

Si como padre de familia le interesa su hijo reciba este taller, contáctenos, la inscripción aún esta abierta.
5888-4685 y 2339-1652

Posted in: Psicology
Like (1)
Loading...
1
Like (1)
Loading...
1